La voz del terapeuta

El sonido de la voz del psicoterapeuta

El aparato vocal humano es parte del cuerpo y mucho más. Nosotros creamos (o destruimos) nuestros mundos a través de las palabras que hablamos y cantamos, y sonidos que pronunciamos. Diferentes cualidades de la voz humana como tono, volúmen, ritmo, velocidad e intensidad tienen influencia en la interrelación humana desde el comienzo de la vida. Como terapeutas percibimos ambas – la comunicación verbal y no-verbal  transmitidas a través de las otras voces y de nuestra propia voz.   

Los clientes también pueden ser muy sensibles al tono de voz del psicoterapeuta durante una sesión. He trabajado muchos años con la voz y soy consciente de cómo mi voz puede resonar en el cliente. Por ejemplo, al transmitir una afirmación nutritiva durante un experimento en atención plena (mindfulness) … ¿es el tono de voz suficientemente despacio,  profundo, cálido, claro, resonante, comprensible, etc.?  Y más importante de todo – ¿es coherente y auténtica …profundamente conectado con quién soy y dónde estoy en el momento?

En el siguiente poema de Rumi, he cambiado la palabra “caras” por “voces”

Sé claro como un espejo

reflejando nada.

Sé limpio de imágenes y

la preocupación que viene con imágenes.

Mira dentro de lo que no está avergonzado

o asustado por ninguna verdad.

Contén todas las voces humanas en la tuya propia

sin ningún juicio sobre ellas.

Sé puro vacío.

“¿Qué hay dentro de esto?”, usted pregunta.

Silencio” es todo lo que puedo decir.

Así como terapeutas, ofreciendo apoyo con compasión en el momento presente, ¿cómo pueden nuestras voces abrazar ambos: el vacío (ningún juicio) y el “silencio” (desprendimiento limpio) y a la vez “todas las voces humanas”? ¿Dónde se mezclan nuestra personalidad y carácter con la voz? ¿Es esta textura la que escucha el cliente?, y ¿cómo puede influir en la terapia? ¿Difiere nuestra voz en sesión de nuestra voz habitual? Los experimentos han demostrado que los clientes pueden apreciar, como parte de su proceso, dos tipos de voces, una cálida y de apoyo “parecida al tono de voz de la madre”, así como una clara y determinada “parecida al tono de voz del padre”.  ¿Hasta qué punto cambia nuestra voz en los diferentes niveles de la sesión y en los variados estados de la mente que visitamos en ella? ¿Si el terapeuta decide compartir algo sobre sí mismo, modula su tono de voz?

Durante 40 años he desarrollado el Método Korasón (MK) para la voz auténtica y el diálogo auténtico para mejorar el entorno de percepción dentro del cual podemos explorar nuestra relación con nuestra propia voz y  como ésto último se manifiesta en nuestro trabajo con clientes (o en nuestros diálogos e interrelaciones).

MK ayuda a crear una conciencia ‘texturado’ sobre el concepto de la “psicoterapia somática basada en el mindfulness y el autoestudio asistido”. Las técnicas simples y dinámicas del MK se pueden practicar en casa para fomentar el descubrimiento y cultivo de la voz natural y auténtica. Poder hablar tu propia verdad y además tener el instrumento adecuado para ello, no sólo hace a la persona sentirse cómoda y confiada sino que también transmite poder, calma determinación, inspiración en nuestra expresión y comunicación con otros. Y para aquellos que están muy orientados hacia las metas, es muy efectivo y se obtienen resultados.    – Hugo